11×04 Two And a Half Men: Clank, Clank, Drunken Skank

El paralelo entre lo exitoso o semi ganador de Walden versus lo realmente patético de Alan resonó fuerte en “Clank, Clank, Drunken Skank”. Episodio que abrió sus puertas a Stephanie Chapman, una mujer canchera y bastante cotorra, a la cual el quiropráctico de Malibú tendrá que cortejar para mantener las apariencias.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

Alan puede sentirse feliz con las sesiones de sexo regular con Lyndsey, su ex pareja. Felicidad pura para el quiropráctico que ha dejado de usar las manos para satisfacer su básica necesidad.

Ante la inestable realidad amorosa de Alan, el presente de Schmidt está algo mejor. El paralelo entre lo exitoso o semi ganador de Walden versus lo realmente patético de Harper resonó fuerte en “Clank, Clank, Drunken Skank”, el 11×04 de Two and a Half Men.

Tiempo perdido

Jenny y sus amigas son el nuevo interés del multimillonario, quien en esta oportunidad está recuperando todo el tiempo de juventud que invirtió en su formación, y que a la vez, desechó para tener tiempo para salir con mujeres.

Las parrandas en compañía de Jenny dejarían a Walden con un tramo de desmemoria. Historia en blanco de lo que pasó tras un carrete de playa. La única certeza de la juerga era que estaba desnudo y en compañía de la hija de Charlie, quien precisamente estaba en pelota.

¿Tuvo sexo la declarada lesbiana con el dueño de casa? ¿O es que ambos se empelotan (como la campaña de gobierno), y en forma de protesta, por la violencia contra la mujer?

El primer cuestionamiento vale más cuando el relajo del rol de Amber Tamblyn se toma la pantalla. Muy segura de su sexualidad reconoce que jamás tendría sexo con un hombre.

A pesar de la argumentación, Walden igualmente quiso revisar cada detalle de esa noche. Y esto gracias a una grabación de la cámara que se encuentra en la habitación de Schmidt, y que colocó en su tiempo, el propio papel de Charlie Sheen.

Ahí se dio una orgía, la locura y la comunión sexual. Incluso se sumó Berta, que también fue una de las participantes y una de las que hizo el amor con el actor James Franco (Spider Man, 127 horas).

Chapman

En una de las escapadas de Alan y Lyndsey, aparece una conocida de ambos: Stephanie Chapman (Jennifer Aspen). Extrovertida, cotorra, recién operada y con un by pass gástrico que le ayudó a bajar de peso. Esta rubia se encontró con la pareja en el hotel en el que habían quedado de acuerdo para pasar la noche. Pero todo cambió ante la irrupción de esta mujer.

Para evitar especulaciones, Lyndsey canceló la cita y le ordenó a Alan que se involucrara con Stephanie, para que ella no pensara que la ex pareja de Harper le estaba siendo infiel a Larry, su actual novio.

La participación de Aspen en esta entrega otorgó frescura y originalidad. Mujer robótica, canchera, odiable y perseverante. Buen personaje que le demostró todas sus intenciones a un sumiso Alan, quien no tuvo más que cortejar y sucumbir ante los encantos de una rubia desesperante e hinchapelotas.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register