11×03 Two And a Half Men: This Unblessed Biscuit

¿Nuestra tan querida, mañoza y sincera Berta estará para el retiro? Achaques de salud frenan el ritmo de trabajo de esta ama de casa. Sin embargo, la buena fe de Walden Schmidt es mal entendida y la casa de Malibú se queda por unos días sin esta patrona rockera, chora y drogadicta.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle)

La versión “espinita” y lamebota del jefe. Alan Harper ahora está tratando de ser un gran empleado para Walden. Justificar su estancia en la casa de Malibú le costará solamente ser un buen asistente. En su esfuerzo y dedicación está rompiendo las bolas de su amigo y jefe a la vez en este capítulo de Two and a Half Men.

Un dolor en la espalda de Berta la inhabilita para trabajar y el tercer episodio también se enreda en un argumento plano y sentenciado entre la dupla de Walden con Alan. Con un recuerdo a los mejores momentos de juventud de Berta, esta ama de casa tiene el tiempo de drogarse y volverse menos ruda y más cariñosa. Esta ida con marihuana también llega a Schmidt, quien de manera casi incomprensible se vuela y entra en este tramo de estar volado y paranoico.

Este pasaje filosófico gira hacia la idea de un posible retiro de Berta. Quizás ya no está para los esfuerzos de cuidar, limpiar y resguardar una casa. Aunque siendo sinceros, el rol de Berta es maltratar a Zippy (Alan) y hacer como que hace labores hogareñas.

Por ese camino, Walden insta a Berta a tomar el camino de la jubilación, contando con la promesa de que el multimillonario le pagaría la misma cantidad de su sueldo hasta el último de sus días de vida. Un trato que no resultó porque el orgullo de Berta por “el trabajo”, por “ganarle a la vida” superaron la “limosna” que le ofreció el rol de Ashton Kutcher. Una planificación que tampoco resulto porque la misma ama de casa le quitó méritos a Schmidt al no conocer realmente lo que es ganarse unos pesos con esfuerzo.

Ante la renuncia de Berta, llegó Helen. Señora simpática que conquistó tanto a Walden como a Alan por medio de sus platos de comida y pasteles. Sin embargo, su fijación moral y religiosa la transforman en una fanática peligrosa hacia su credo.

Nueva ama de casa: Collen. Mujer más joven, activa y puntual. Pero que entre sus pertenencias traía consigo un arsenal de armas de fuego y un cuchillo.

La mala experiencia hizo que Walden, y motivado por Alan, se disculpara con Berta para que volviera a tomar su trabajo. El papel de Conchata Ferrell también hace una autocrítica y llegan a un punto en común: Ambos encuentran desagradable a Alan. Con un cambio de condiciones Berta regresó a Malibú. Pero ahora el trabajo será menos, ya que para evitar los achaques de la eterna nana de los Harper, Alan deberá colaborar en el trabajo de la casa. Una confirmación más de que el payaso repetido, humillado y sin dignidad será por y para siempre para la interpretación de Jon Cryer.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register