10×23 Two and a Half Men: Cows, Prepare To Be Tipped

Jake se despide. El cocinero de la armada se va a Japón. Walden conoce a Linda. Una aventura amorosa que termina aburriendo. La actriz y cantante Hilary Duff es la estrella invitada en “Cows, Prepare To Be Tipped”, sin embargo pasó desapercibida en el final de temporada de Two and a Half Men.

Jonathan Navarro (@BartonWBickle) 

Walden Schmidt conoce a Stacey (Hilary Duff) en una fiesta. Una joven rubia, alcohólica y un poco tonta. La va a dejar a su casa. El multimillonario se desanima por el estado etílico de su acompañante. Ya en su hogar, el papel de Ashton Kutcher se encuentra con Linda, la abuela. Bastante joven y atractiva. Fotógrafa de profesión y que tiene un montón de anécdotas de sus años de trabajo. Una verdadera “abuelita” con la cual tomar un té y fumar un porro.

Jake regresa a casa. Un vanidoso Alan, con una máscara de algún producto para la piel, lo recibe. El integrante de la armada le tiene una noticia a su padre. El cocinero aceptó un puesto de trabajo en la base gringa en Japón. La aventura en tierras asiáticas será por un año. La mayor preocupación del menor de los Harper, es que aún no encuentran a ‘Godzilla’.

El dueño de casa retorna de su fiesta y comenta lo que le pasó. Schmidt detalla que está aburrido de salir con chicas superficiales. Se dio cuenta de que en su encuentro con la abuela de Stacey, se podía entablar una conversación y todo en un ambiente interesante y divertido.

Walden quedó enganchado con Linda, y siente que la única manera de salir con ella, es también invitando a Stacey. La cita se da. Stacey pasa metida en su celular. Recibió una invitación y dejó a su abuela y a Walden botados. Al final de la cita, Schmidt intenta darle un beso a Linda, pero ella se niega.

Jake cree que lo que más va a extrañar cuando esté en Japón será la pizza. El sensible Alan se indigna. El personaje de Angus T. Jones siempre se caracterizó por querer más a la comida que a su padre. Ante esa situación, el quiropráctico organiza un viaje al Gran Cañón, antes de que el cocinero de la armada se vaya, según él, “a la Gran Manzana”.

El multimillonario vuelve a la carga. Linda lo invita a fumar. En una volada cita, charlan de la vida, sobre las nuevas experiencias. Vivir una aventura. Luego de esas palabras, Walden toma valor y le roba un beso a la abuela de Stacey. Ella se complica. Desde su divorcio, le había costado entablar una relación. Sin embargo, Linda cede al juego de Schmidt.

Ya en el viaje, Alan y Jake se detienen en un hostal. Fuman puros que pertenecieron a Charlie. El especialista en columnas le dice a su hijo que esos cigarros estaban destinados para el día en que él se graduara de la universidad. Ambos se ríen de esa utopía. Nostalgia. Harper padre no se imagina a Harper hijo en otro país. Alan le entrega algo de dinero y Jake le agradece todo lo que su padre hizo por él.

Con la despedida de Jake, y ya haciendo los últimos movimientos para la próxima temporada, “Cows, Prepare To Be Tipped”, selló un capítulo de nostalgia y melancolía. Una serie cómica que careció de risas. Demasiado diálogo, meditación y una participación sin chispa (gran novedad) de Kutcher. Tampoco se explotó la colaboración de Hilary Duff, la estrella invitada, quien ocupó el simplón estereotipo de la rubia tonta.

Por cómo está terminando esta sesión 10 de Two and a Half Men, nada bueno se puede esperar para la serie de la cadena CBS en una venidera temporada 11.

0 Comentarios

Deja un comentario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register